147km 3.700m+

La Conquista de la Vera 2019

La Conquista de La Vera,  la hermana mayor del Desafío KVB puede presumir de ser una de las pruebas más largas, mejor organizadas, más bonitas y con el recorrido más variado de Extremadura.

Saliendo desde la bonita localidad de Arroyomolinos de la Vera (Cáceres) y pasando por 15 localidades de la comarca de la Vera, nos esperaban 147km y 3500m de desnivel positivo, recorriendo 15 de las 19 localidades que forman la comarca de la Vera, 4 de las 5 pueblos que son declarados “Conjunto Históricos-Artísticos”: Cuacos de Yuste, Pasarón de la Vera, Valverde de la Vera y Villanueva de la Vera, faltando Garganta la Olla, hasta llegar al punto más alejado de la ruta y último o primer pueblo de la Vera, según se mire, Madrigal de la Vera.

Teníamos esta prueba señalada en el calendario hacía meses

Pero unos días antes comenzaron las dudas pues llevábamos un añito de muchas pruebas por etapas y maratones como la Costa Atlántica MTB Tour, y la larga distancia la teníamos algo abandonada, además daban lluvias a mares el mismo día de la carrera … todo apuntaba a que era muy posible que no terminase la distancia larga, pero decidí salir e ir quitándome kilómetros y avanzando y así ir decidiendo sobre la marcha.

A las 8:30 h tomamos la salida unos 300 corredores, extrañamente me sentía muy tranquila y con muchísimas ganas de pedalear y comer kilómetros atravesando nuevos y desconocidos paisajes. Para abrir apetito, comenzamos con una subida de 5 km donde se acumulaban casi 500 metros, sin derrochar mucha energía intenté mantener un ritmo constante, la primera parte por pista de cemento hasta entrar en un precioso bosque de roble por camino con piedra un poco más exigente, rodaba con diferentes grupos y coronar resultó más fácil de lo esperado.

Con el regalo de unas vistas impresionantes de los diferentes valles y mientras unos amenazantes nubarrones negros presagiaban lo peor, nos lanzamos a una larga,  complicada pero divertidísima y entretenida bajada técnica de 8 km por un camino con piedra suelta y zonas de raíces y escalones, donde la lluvia impedía ver con claridad la trazada y la piedra mojada daba poca confianza, así que decidí no forzar y bajar pensando bien la trazada y evitando las zonas más peliagudas, que quedaba mucho para averiar tan pronto jeje.

Casi sin darme cuenta y después de varias zonas sube baja y menos de 2 horas dando pedales ya estaba en Cuacos de Yuste en el k25, segundo pueblo de este desafío y primer avituallamiento donde no paré, pues aún tenía mucha agua y continué con muchas ganas y energía hacia el siguiente pueblo Aldeanueva de la Vera.

Iban pasando kilómetros y kilómetros de caminos ondulados rompepiernas, por firmes y paisajes muy variados hasta alcanzar el Puente Parral en Jarandilla de la Vera, iba feliz había conseguido llegar casi 1hora antes del horario previsto para el cierre, sin forzarme mucho, el ritmo que llevaba me permitía disfrutar enormemente de la bicicleta y del entorno espectacular.

El siguiente pueblo al que había que llegar en Conquista de La Vera, era Losar de la Vera en el km45, era un tramo de 10 km desde Jarandilla donde era muy importante mantener la concentración con la señalización para no confundirse, hubo varios grupos que se equivocaron, era una zona preciosa de bajada en un divertido singletrack entre bosques y helechos donde iba con un grupo de chicos, íbamos flipando del sendero, disfruté mucho del verde de los helechos y de los pasos divertidos que había. Después tuvimos un tramo por sendero en subida muy entretenido también entre pinares hasta alcanzar una pista muy buena que conducía a Losar de la Vera, ya llevaba casi 3 horas dando pedales y disfrutando como un ternero con dos vacas.

El descenso hacia la impresionante garganta de Cuartos lo hicimos por un rapidísimo camino de cemento, disfrutando de las vistas de este bello paraje mientras atravesaba el puente de Cuartos y ponía rumbo al siguiente destino Viandar de la Vera. Aunque estaba lloviendo y mucha gente del pueblo estaba refugiada en su casa, también había grupos que bajo el paraguas, esperaban a que pasásemos para darnos muchos ánimos, sobre todo las mujeres y niños se volcaban cuando me veían: “vamos valiente”, “esa chica!” me decían, y eso recargaba las pilas a tope!

Después, un tramo muy rápido y corto de carretera para dirigirnos hacia Talaveruela de la Vera y allí entrar en una senda muy bonita por un paraje espectacular, tanto en subida como en bajada, con un puente antiguo con una calzada romana muy resbaladiza por la lluvia y donde tuve que poner pie a tierra al subir unos escalones, un lugar mágico por donde pasamos para llegar a Valverde de la Vera, ya en el km55, dónde pasé el punto de control sobre las 12:20 en la plaza del pueblo. Aquí tendría que decidir si continuar hasta Madrigal de la Vera y completar los 148km de la Conquista o si recortar hacia el Desafío.

Después de parar en el avituallamiento a limpiar y engrasar la bici, comer y beber, pensé que me encontraba genial y con muchas fuerzas para continuar así que continué la aventura. El tramo hasta Madrigal de la Vera en el km72 se me pasó volando, me junté con varios grupos y sin darme cuenta estábamos en el avituallamiento y punto de control, donde entré con un tiempo de 4:49. Era el ecuador de la prueba, y por el buen ritmo qwue llevaba pensé que podría terminarla en algo menos de 10h…. pero entonces la cosa comenzó a complicarse.

Justo antes de salir del avituallamiento de Madrigal, comienza a llover de un modo más serio, dudo, me pongo el chubasquero y junto con otro chico con el que llevaba rato compartiendo kilómetros, salimos hacia lo que sería mi “pequeño infierno particular”. Según salimos nos toca bajar por una calzada con unos pedrolos enormes y resbaladizos. Está lloviendo a cántaros y se ve muy mal la trazada, pero conseguimos bajarlos lo más rápido posible sin caernos, claro.

Así, lloviendo a mares y por terreno siempre rompepiernas y de continuos repechones y después de unos rampones asfaltados, donde el chico con el que iba paró por calambres, llegué sola al avituallamiento del km87, a la altura de Valverde de la Vera, llevaba 5:56, quedaban aún 60km, no paraba de llover, estaba totalmente calada, y lo peor, mis ojos empezaban a escocerme y picarme mucho por la cantidad de agua, pero ya no había marcha atrás, tenía que terminar si o sí. Justo antes de salir del avituallamiento, llega el chico con el que iba, muy fatigado, y le digo que sintiéndolo mucho no le puedo esperar y que salgo pitando, mi instinto de supervivencia me hace solo pensar en una cosa, la meta, llegar, acabar, terminar. El me dice que siga, que va a parar un buen rato pues tiene calambres.

Los siguientes kilómetros fueron aparentemente en terreno muy favorable primero en bajada y luego llaneo por una pista asfaltada junto al canal, las sensaciones no eran malas, pero el picor de ojos se complicaba por momentos, hasta el punto de tener que pararme en las bajadas para secármelos de lo que me ardían, era muy doloroso. Así que inevitablemente el ritmo bajó. Solo pensaba en llegar al siguiente avituallamiento a ver si me podrían dar algo para aliviar el dolor de ojos y poder seguir.

Una vez que se acabó la pista del canal, conseguí llegar a la plaza de Robledillo de la Vera cegata perdida a las 15:30pm con 108km en las patas, después varios kilómetros de ascensión por caminos y pistas muy embarradas entre robles, difíciles de ciclar y con algunas rampas duras. Allí pedí por favor algo para secarme los ojos, comí algunos higos, llené el bote y continué, animada por la gente y voluntarios que estaba allí, muchísimas gracias a todos.

Con las pilas y el ánimo recargados, encaré los 20 km siguientes en dirección Collado de la Vera en el km130 y el siguiente avituallamiento, dónde los sanitarios me volvieron a echar suero en los ojos y me los limpiaron para poder seguir, también me dejaron unas gasas pues ya no quedaban más avituallamientos hasta meta. Este tramo me sorprendió mucho por la variedad de caminos y sus curiosos paisajes, seguía lloviendo a mares pero la temperatura no era mala, la mayor parte del recorrido era bajo árboles que resguardaban un poco de la lluvia y las subidas eran algo más tendidas. Finalmente, la bajada hacia Collado fue por un camino algo roto, que con la lluvia se complicaba un poco.

Desde aquí 4km para llegar a Jaraíz de la Vera en el km135, eran las 17:30pm y sabía que me esperaban uno de los tramos más duros de la jornada, me notaba algo débil porque con la preocupación por los ojos se me había olvidado el ir comiendo y bebiendo, pero aún estaba llena de ánimo, mi objetivo de conquistar la Vera estaba tan solo a 12km !!!

Me tocó sufrir por las empinadas rampas de las calles de Jaraíz, el sufrimiento se alargó por la embarradísima subida entre cerezos, aquello era un lodazal, hasta coronar me dejé el alma en mi pelea con las empinadas rampas entre los bancales de cerezos. Y de nuevo, en la rápida y embarradísima bajada a Pasarón de la Vera los ojos me vuelven a arder, no para de llover y se me mete agua con barro, pero ya me da igual, tenía unas ganas enormes de llegar a meta; un tramo asfaltado primero en bajada, luego pasaba a falso llano, para terminar en la última ascensión al pueblo de Arroyomolinos de la Vera que ya me habían dicho que era atroz.

Después de 10h y 37minutos pedaleando a través de 147km y 3600m de desnivel, había conseguido conquistar la Vera !!!  Además era la primera fémina en hacerlo, que alegría!!!

Dar las gracias y mi más sincera enhorabuena organización, el recorrido fue precioso y muy variado, incluso con el día de perros que hizo, gracias por la atención recibida en todos los avituallamientos, siempre con una sonrisa, gracias a los voluntarios que estaban en los cruces de carreteras, esperando bajo la lluvia a que pasáramos todos, gracias por idear ese recorrido tan espectacular, gracias a los fotógrafos que nos inmortalizaron bajo unas condiciones muy duras para ellos, gracias a los sanitarios que me limpiaban los ojos y me animaban a seguir . Gracias, en definitiva, por vuestro tiempo y esfuerzo, para mí es un regalo el poder disfrutar de este entorno dando pedales. El Desafío KVB. La Conquista de la Vera es una prueba diferente que recordaré siempre.

Espero poder vernos en la próxima edición!

Tags:

One response

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *