Campeonato de Europa de Ultramaratón

215km 6.200m

“Si lo puedes soñar lo puedes hacer… a veces”

Dicen que probablemente sea la carrera de BTT en una sola etapa más dura del mundo, yo aún no lo sabía, era mi 3er intento. En 2016 tuve una caída en la primera senda y lesión en la rodilla, en el km50 me tuve que retirar. En el 2017, no llegué al nuevo corte a las 18h en Espot por mala suerte que tuve en un tapón de casi 1h en el sendero del Camino del Agua.

Así que le tenía bastante respeto, llevaba mucho tiempo pensando en ella y haciéndo muchos muchos cálculos del perfil, los km, las subidas, las bajadas, cuando podía tardar este año y si lo conseguiría o no.
Me daba miedo la distancia: 215 kilómetros que nunca había hecho por supuesto, las bajadas técnicas que ya conocía y las que me faltaban por conocer, pero más miedo me daban los +6200m positivos que había que subirlos si o si, a un ritmo constante porque sino se te iban las horas y hasta los días jeje
Pero como el miedo no es una opción, opté cambiarlo por desafío y superación personal… esta año la acabaría si o si.

Una carrera de estas nunca sabes como prepararla, no sabes si es mejor hacer muchos kilómetros o hacer pocos y de calidad… Sea como fuere había tenido una larga temporada de ultras desde febrero hasta junio y la última fue la Gigante de Piedra de 160km muy técnicos y duros.

Sabía por experiencia que los primeros 150km de la Pedals de Foc no eran tan técnicos, pero si muy duros…

Así que la única opción era ir a la salida, y como los años anteriores había salido con la idea de ir de “menos a más” y eso no había funcionado, opté por salir lo más rápido posible los primeros 100km sobre todo en las zonas más tecnicas de bajadas y el col del Oli, que tenía intención de subir y bajar montada todo lo que mi técnica me diese, a sabiendas de que a partir del km 160 me podría dar el petardazo en cualquier momento…
y así fue… en la subida al Montgarri, y debió de oirse en todo el Val de Arán…zaaaaaaaasssss!!! pero ya habría pasado todos los cortes y solo me quedaría aguantar el sufrimiento durante 50km más.

EL VIAJE:

Este año volvía a ser Campeonato de Europa de Ultramarathon. La salida y la llegada estaban situadas en Vielha (Lleida), y la ruta sigue el itinerario de la mítica Pedals de Foc en su mayor parte. Pasa por las comarcas del Valle de Aran, la Alta Ribagorza, el Pallars Jussà y el Pallars Sobirà, en el Pirineo de Lleida.

Desde Enero ya sabía que Rubén ese fin de semana trabajaría y no podría ir conmigo a Vielha, así que contacté con la gran Teresa Infante que sabía que también iría para proponerla hacer juntas tan largo viaje.
Cómo me alegraría después de esta decisión pues en esos casi 3 días que pasamos juntas conocí a una gran deportista y sobre todo a una excepcional persona en todos los sentidos. Desde aquí, muchas gracias Mayte!

Así que el viernes después de currar empieza la “ultra” del fin de semana, un viaje de 600k pero que junto a Mayte se hicieron mucho más amenos, entre risas y charletas llegamos a Vielha antes de las 17h, recogida de dorsales rápido, saludos y fotos a conocidos y pitando al hotel, queríamos salir a dar una vuelta y soltar las patas de tantas horas de viaje. Menudo chaparrón nos cayó nada más salir jajajaja

PREVIOS:

Volvemos al hotel y le digo a Mayte que yo al Briefing no voy, he ido 2 años anteriores y me lo sé de memoria. Es mejor preparar tranquilamente la bici en el hotel, cenar cuanto antes y descansar. Si eso, le cuento a Mayte como son los primeros 150km hasta Espot, que son los que conozco bien. Las bajadas más peligrosas, la zona del Oli, para que no le pille de sorpresa, dónde está el Triador, etc.

Así que antes de la cena ahi estamos en la habitación con todos los geles y barritas tirados en la cama, y decidiendo cuando tomar uno u otro jajajaja que si me llevo este, que si el otro, que si manguitos o chubasquero, ay madre que risas no echamos.
Entre pitos y flautas nos dan la hora de la cena, bajamos y para las 23 horas estabamos intentando dormir, si se puede llamar dormir a estar tumbada en la cama con los ojos cerrados, así hasta las 3 de la mañana.. vamos que no pegué ojo.

Nos levantamos a las 3:00 a desayunar!! pero el comedor aún no estaba abierto! la carrera salía a las 5:00 y queríamos haber hecho algo la digestión. Me echo la avena que llevaba en un bol con agua sin más que eso sabía a rayos, pero sabía que tenía que comer algo. Bajo al comedor a tomar un café y espabilarme, sobre las 4 cuando dicen que abrían y allí había más gente que en la guerra!! paso, sin café, pero si voy medio dormida, pienso, que ya me despabilaré subiendo el primer puertaco.

Últimos preparativos, preparo gps y track y a la calle a to meter que hace una noche bastante buenaen Vielha a las 4:00 de la madrugada 15 grados!

PERFIL PEDALS DE FOC:

Yo me había hecho mis cálculos siguiente forma: 5 primeros montes antes del k100 que yo les calculé como subir 5 veces las “Hondillas” en los que había que ir guardando fuerzas para a partir del k100 hacer 2 subidas a “Pasapán”. Más o menos sería como subir 5 montes de unos +700m y luego 2 montes de +1000m. (más pequeñas tachuelas intermedias que no te las esperas y son las peores).

 

 

 

 

 

LA SALIDA:

La salida es a las 5:00 y nosotras nos presentamos 15´antes, menuda cola hay! Me acerco a los jueces de la federación y pregunto si las féminas salimos en algun cajón, me dice que sí, que nos llamarán a las master juntas, menos mal! Allí estamos junto a Teresa Barreiro que no le funcionaba el gps, ay si es que pueden pasar tantas cosas!Así que con los nervios propios de una ultra a las 5:00 encendemos los gps, el frontal, la musikilla y SALIDA de 1000 bikers!!

5am, Viehla, todos con frontales y focos (y yo sin frontal ni na, llevaba un foco que alumbraba na y menos )  y las bicis cargadas de ilusiones. Salida rápida y remontada brutal por el camin del Port, un camino que sube demasiado para empezar una carrera sin calentar y tan temprano, con rampas de cemento fuertes del 22%. Más a delante se convertían en pista de tierra pedregosa durante unos 4,5 km, nos obliga a llegar al asfalto bastante calentitos hasta la boca Norte del Túnel de Vielha.

Aquí se coge la nacional para pasar el túnel de Vielha: Unos 5-7k de túnel con una pendiente continua. Dentro del túnel se forman un pequeños pelotones y me meto en uno para pasarlo cómoda, el ir a rueda este rato es importante para guardar fuerzas.

Salimos del túnea a las 6 de la mañana por la boca sur y ya amanece, meto todo el gas a la bici y empiezo a bajar a 65km/h durante 2km.  ¡La mejor forma de despertar! Voy de corto pero ni paro a ponerme el cortavientos.. quiero llegar a Vilaller a las 7am y si puede ser antes mejor!

En un punto, giramos a la izquierda con la ayuda de los mossos y entramos al camino que bordea el embalse de Baserca por la izquierda, luego por una pista con bastantes piedras que termina siendo una buena trialera con sus escalones y pedrolos . Aquí ya dejo al pelotón con el que iba y me tiro para abajo como si no hubiese un mañana y disfrutando ya del Pirineo y de éstas “bajaditas” guapas. Es una zona pedregosa y muuuy rápida, atravesando preciosas cascadas y piedras. Esta zona es guapísima y como ya ha amanecido empiezas a intuir unos paisajes alucinantes.

Al cabo de un rato ya estaba con los pies y culo mojados, seguimos por mezcla pistas y senderos rápidos y atravesamos Vinyal y Ginast.

A media bajada hay una antena y justo detrás una trialera que te quita el sueño y que más de uno se le ponen por corbata jejeje. Yo ya la conocía y la bajo bien, descenso por pista rápida hasta Vilaller donde está el primer avituallamiento líquido. Son las 7:03 de la mañana. Voy bien, las sensaciones aún son buenas. En este primer avituallamiento no paro pues voy bien de agua.

Bueno el primero de mis 5 “montes” está completo, y veo que voy bastante bien de tiempo y empezamos con el segundo monte:

Empiezo a subir el Coll de Sarreres, 4,5 km de pista forestal con rampas continuas, cojo buen ritmo, pero el justo para no quemar las piernas, me empiezan a pasar algunos ciclistas pero yo voy fresca y eso es lo importante.

Al llegar al alto empieza una bajada espectacular, en la que el primer año con el diluvio universal estaba toda embarrada y en una raíz mojada me caí y me lesioné la rodilla (retirada al canto), es un sendero dentro del bosque que siempre me ha recordado a un bikepark, técnico, con escalones de piedra y raíces, con charcos de barro, este año está perfecto, la puedo hacer enterita montada, sin tapones y disfruto como una enana, incluso adelanto a bikers que me han pasado subiendo. Las vistas siguen siendo increíbles.

Ale vamos a por el tercer monte, el Coll de San Salvador, estamos en el k42 y empieza otra subida, voy cómoda forzando lo justo pero deseando llegar ya al avituallamiento del k51 (Gotarta), voy justa de agua ya, muchos km sin agua. Allí paro a comer algo y llenar el bote, llevo más de 3 horas y me encuentro muy bien, aunque se que queda mucho y cómo me dijo un biker: “esta carrera lo importante es no caerse y guardar la mecánica”, así que a seguir como hasta ahora.

Ahora empieza el cuarto monte: Coll de Peranea, ya conocía ésta subida, una pista que se hace eterna, empieza a calentar el sol y sube y sube hasta el infinito. Serán como otros 7k +600m de subida pero ya con 60k en las piernas. Encima al llegar al alto hay como otra pequeña “trampa”, se pierde altura para luego que volver a subir a otro monte. Coronar y bajada muy rápida por pista hasta el siguiente control…

Esta subida para mí es la peor, y como sé que luego viene el Oli que es peor, bajo un pelínel ritmo y recuperar fuerzas para lo que viene luego … pero es una tortura. Al llegar arriba, nos espera una bajada fuerte y otra subida al coll de Sas, éste es más corto y ya se visualiza el final de la subida. Empezamos a bajar primero por pista y luego por asfalto hasta Les Eglesies. Tercer avituallamiento donde paro poco a por agua y comer algo.

Me preparo mentalmente para subir el Coll de l’Oli. Empezamos el quinto y último monte de mis 5 “subidas a las Hondillas”, el famoso Coll D’ Oli otros +500m en 7k. Otra pista infumable de las que suben al cielo y ya con muucho calor. Encima llegando a la cima se hace por un cresterío muy técnico en el que, dependiendo de tu técnica, hay que bajarse de la bici para trepar por las piedras con la bici al hombro y bajarse de ella en alguna parte de la bajada también. Hay zonas de auténtico DH, pero se puede hacer muchísimo montado.

La primera parte se puede hacer tranquilamente pero cuando crees que has llegado arriba y ves que lo que tienes delante, parece la luna! El Coll de l’oli durante los últimos 2,5 km es muy duro, tierra rojiza, muchas piedras y ninguna sombra.

Llego arriba. ¡Qué vistas!  Delante de mí tengo el Triador, pero todavía tengo que bajar a Espui, en la Vall Fosca. La bajada tiene escalones y piedras, voy con mucho cuidado pero sin parar, si acaso echo el pie en un momento y vuelvo a seguir.  Finalmente, despues de una rampita en subida y una zona “acuática” muy maja jajaja comienzo a bajar por la pista rápida y luego por la carretera asfaltada hasta el fondo del valle. Col d’Oli superado!!!

Llego a Torre de Cabdella sobre las 13:10, el año pasado estaba aquí 1h más tarde. Creo que cometí el pequeño error de estar demasiado tiempo en este avituallamiento, por que al arrancar las piernas lo notaron, pero tenía que echar cera en la cadena para subir el Triador y comer algo.. en fin!

Creo que tendré tiempo de llegar a Espot mucho antes de las 18h de la tarde. Pero ahora empieza el “coco” de la prueba k101: COLL DE TRIADOR: 12K +1000m. En esta subida paso todos los estados de ánimo posibles en un ser humano: Momentos de bajón total, momentos de alegría, momentos de sed, de calor, de rallada máxima… son 12k eternos, en la parte inferior no sopla nada el viento y hace muchísimo calor, aunque según se va subiendo va soplando algo más.

Son muchos los bikers que están totalmente reventados por el calor, incluida yo.  El buen ritmo que había  llevado hasta ahora da un vuelco y empiezo a sufrir, calor, calor, cansancio, cansancio. Llegar arriba al Triador en algo menos de 2h desde Espui tras 100km encima es heroico. Avituallamiento, control de paso y sigo a 2000m de altitud durante una hora por una pista de 20km que sube al Coll de la Portella Blanca en 2200m.

Como se ve en el perfil, desde la cima del Coll de Triador todavía quedan 4 o cinco pequeñas cimas para empezar la bajada fuerte a Espot… Estos tramos cuesta mucho subirlos, sin ir muy rápido las pulsaciones van aceleradas, se nota algo la altitud, como más cansado todo el rato. El paisaje es espectacular, alta montaña con la btt, todo un privilegio. Aquí arriba sopla algo el viento y no hace tanto calor así que se disfruta mucho.

En el k130 empieza la larga bajada a Espot de 10k, primero muy rápida por las pistas de la estación de Ski y luego por senderos para llegar al k140 en Espot.
Aquí paro bastante, me como fruta, voy al baño y saco el móvil para escribir un mensaje a Rubén y decirle que son las 17 y estoy en Espot.

A esta hora el calor es bochornoso, el arrancar de Espot se hace durísimo!!! pero no quiero perder la motivación, desconozco como son los km que quedan ni como es el terreno y eso me asusta un poco.

Desde Espot partimos hacia un sendero con vistas por encima de la vall d’Aneu, preciosa. La subida, después del pequeño descanso en Espot no me cuesta mucho y llegamos a Son. Llegamos al Camino del Calvario que sale detrás de la Iglesia de Son del Pi. 

¡No es ningún calvario un sendero tan bonito, es lo que necesitábamos todos para animarnos! lo único que con los km que llevamos en las patas todos estos senderos de subida y de bajada espectaculares desgastan mucho. Finalmente después de hora y media de senderos, cruzamos la carretera de la Bonaigua, entramos en Sorpe y enfilamos hacia Isil. El río empieza a sentirse.

Llegamos al k165 Avituallamiento Alos D´Isil aquí tengo que coger agua pero no hay, paro y miro el móvil, Rubén me ha contestado a los mensajes y me da muchos ánimos, dice que voy muy bien, que me sigue por la aplicación del localizador.

Sus mensajes son mejor que un chute de glucosa, por que me siento cansada y los kilómetros técnicos anteriores me han desgastado mucho, así que más animada continúo, y seguimos cerca del río remontando toda la subida hacia Montgarri, todavía es de día, sé que he parado mucho en Isil para “charlar” con Rubén, pero lo necesitaba, tantas horas sola sin que nadie te de ánimos es algo duro, la verdad..

Así que esto me da otro chute de energía para poder subir el último monte del día: Pla de Beret, una subida largaaaa pero muy tendida. Ya con tantos kilómetros (y tantas penurias) la voy subiendo por inercia, no pienso en nada, solo en llegar a meta como sea y a la hora que sea, ya solo quiero llegar.

Esta zona del Pirineo es espectacular, se sube por la ribera del río Noguera Pallaresa, incluso disfruto ni me lo explico jajaja.  Llego al avituallamiento del Refugio de Montgarri k185 muy fatigada de nuevo, y de nuevo paro a avisar a Rubén que he llegado..

Me dice que solo quedan 4 kilómetros más de subida hasta Pla de Beret y luego una bajada muy larga hasta meta. Ya nos juntamos un pequeño pelotón de 8 o 10 y coronamos juntos en Beret. Llegamos a Montgarri, último avituallamiento, la organización un 10. ¡No, un 100!!

La última bajada “es para soñar”, ya solo pesando en llegar a meta y cumplir el objetivo de poder completar la Pedals de Foc: Los últimos kilómetros se hacen por el antiguo camino que baja de  Pla de Beret a Vielha, a tramos con mucha piedra y técnico, a tramos por senderos rápidos y a tramos por algo de asfalto al pasar por los pueblos, pero sobre todo era una gran bajada!

El día fue duro y en muchos momentos creía que no podría llegar a meta, pero al final pude y conseguí superar las adversidades. Así que otra medallaca para la colección y maillote de finisher…. y para mi sorpresa, después de llegar, cuando voy a recoger el maillot me dicen que soy 3ª clasificada de mi categoría, bronce en el Campeonato Europeo de Ultramaratón!! que alegría más grande


ME GUSTÓ:

– El paisaje sobre todo es espectacular, recorrido muy recomendable para hacer en btt.

– Maillote, medalla, bolsa de corredor, etc para un precio ajustado de inscripción.

– Carrera de auténtico btt donde hay que saber subir pero también saber bajar. Por algo le llaman la carrera más dura del mundo.

– Carrera de navegación: carrera de ir pendiente del gps todo el rato para no perderte. El circuito no estaba marcado y había que hacer caso al gps todo el rato, quizá sea una buena forma de organizar carreras.


NO ME FUNCINÓ:

– Manos: me llevé unos guante nuevos de Endura que ni los había probado… los dedos de las manos dormidos! no me los he vuelto a poner cuando salgo más de 2h.. creo que me quedaban pequeños

Tags:

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *